jueves, 30 de diciembre de 2010

Nobel de Literatura para Vargas Llosa (1)


Nobel Vargas LlosaUna de esas grandes noticias del año dentro del terreno del español (de la Literatura en español más concretamente) que se nos quedaron por comentar en su día - la más grande seguramente -, ha sido la de la concesión del premio Nobel de Literatura en 2010 a Mario Vargas Llosa, escritor peruano muy vinculado a España (cuenta de hecho con la doble nacionalidad, peruano-española, desde hace ya algunos años). ¿Qué decir de este titular, "Nobel de Literatura para Vargas Llosa"? Sólo una cosa se nos ocurre: ¡Por fin!

Sí, por fin este año ha cambiado la liturgia habitual de enterarse uno del nuevo premio de Literatura: escucharlo o leerlo en la prensa, admitir (para uno mismo) en la mayoría de los casos no haber oído hablar de él/ella hasta ese momento y buscar a continuación en Internet y luego en las librerías algo sobre su obra. Eso y después volver a lamentar que no se lo hubieran dado a Miguel Delibes (lamentablemente ya no será posible que se lo lleguen a dar) o a Vargas Llosa. No, este año, para sorpresa y regocijo de muchos, de la práctica totalidad de los lectores en español, incluido el propio Vargas Llosa según parece, el premio se lo han concedido a él y no va a servir (¡qué se le va a hacer!) para descubrir a un nuevo escritor sino simplemente para alegrarse.

Como es bien sabido, la Academia Sueca suele dar una breve explicación de las motivaciones para la concesión del premio. La que han dado este año ha sido esta: "Por su cartografía de las estructuras del poder y sus imágenes mordaces de la resistencia del individuo, su rebelión y su derrota". Hemos de reconocer bastante tino en esta sucinta exposición de algunas de las mayores virtudes de la personalidad literaria de Mario Vargas Llosa. No estaría de más sin embargo que hubieran explicado también por qué razón han tardado tanto en darle este premio.

Nacido en la ciudad de Arequipa, a muy temprana edad, tras el divorcio de sus padres y bajo la tutela de su abuelo materno, se trasladó a Bolivia, país en que pasó su infancia. A los diez años volvió con su familia a Perú, primero a Piura y luego a Lima, donde continuó con su educación secundaria, educación que completaría en el Colegio Militar Leoncio Prado en el Callao, como consecuencia de la mala relación con su padre (que había vuelto a unirse a su madre unos años antes) y la oposición de éste a la pulsión literaria que el joven Mario empezaba a sentir. Curiosamente sería bajo esa férrea disciplina militar donde Vargas Llosa desarrollaría más y mejor su vocación por la escritura, pues sería allí donde podría escribir y leer con más profusión (particularmente, literatura francesa). A la salida del colegio militar, vendrían sus primeros trabajos en prensa y su ingreso en la universidad para estudiar Derecho y Literatura; sus primeros escarceos en política se iniciarían también en esa época. En 1955 se casó con Julia Urquidi, su tía política, y eso supondría una convulsión familiar que dejaría a ambos prácticamente en el aislamiento, lo que obligaría a Vargas Llosa a tener que buscar varios empleos simultáneos. Después, un premio en un concurso de cuentos primero y una beca más tarde - concedida tras su graduación y tesis en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, por ser considerado por esta universidad como el alumno sanmarquino más distinguido de Literatura - le proporcionarían el billete para viajar a Europa y continuar allí, ya definitivamente, la consolidación de un perfil literario llamado a convertirse en uno de los más grandes de la Literatura Universal Contemporánea. En 1964 se divorció de Julia Urquidi y un año más tarde contrajo de nuevo matrimonio con su prima Patricia Llosa, su esposa en la actualidad, con la que ha tenido tres hijos.

(Continúa en "Nobel de Literatura para Vargas Llosa (2)")

No hay comentarios:

Publicar un comentario