LA PALABRA DEL 2022


Inteligencia artificial
ha sido la palabra o, mejor dicho, las palabras elegidas por la Fundación de Español Urgente (Fundéu) como palabra del año 2022.

Esta expresión compleja fue incorporada al Diccionario de la Lengua Española en el año 1992 con el significado de “disciplina científica que se ocupa de crear programas informáticos que ejecutan operaciones comparables a las que realiza la mente humana, como el aprendizaje o el razonamiento lógico”, por lo que no es un término nuevo, pero sí lo es el papel que juega en la actualidad, su aplicación en multitud de campos ha crecido de forma exponencial durante el año pasado. Es habitual su uso con la sigla IA, recomendada frente al anglicismo AI (artificial intelligence).

No era la única candidata a alzarse con el título de palabra del año, ya que había once aspirantes más presentes en la lista tanto por su notable presencia en los medios de comunicación como por las dudas que han generado entre los hablantes a lo largo del año 2022, os hablamos de ellas a continuación:

Apocalipsis: Acontecimientos como el inicio de la guerra de Ucrania o los problemas derivados del calentamiento global han disparado el uso de esta palabra durante el pasado año.

En el DLE encontramos "fin del mundo" o "situación catastrófica, ocasionada por agentes naturales o humanos, que evoca la imagen de la destrucción total". 



Criptomoneda: Entendemos por criptomoneda la "moneda virtual gestionada por una red de computadoras descentralizadas que cuenta con un sistema de encriptación para asegurar las transacciones entre usuarios". En este caso, su presencia en la lista se debe a los cambios importantes que han sufrido durante el 2022, ya que han perdido parte de su valor.


Diversidad: Cada vez más presente en programas educativos, documentos institucionales, etc. en los que se busca promover la "variedad, desemejanza, diferencia". 

EcocidioNeologismo formado por la unión de eco- con el significado de 'ecológico' y -cidio con el de 'matar' (procedente del verbo latino caedere). La RAE lo define como "destrucción del medio ambiente, en especial de forma intencionada". 






Gasoducto: es otra de las palabras con un incremento en su uso debido a la guerra de Ucrania, ya que la delicada situación vivida en el país ha provocado que peligre el suministro de gas por parte de Rusia a gran parte de Europa . Son tuberías anchas y con una gran longitud que sirven para conducir de un lugar a otro gas combustible. 



Gigafactoría
: neologismo que no está registrado en el Diccionario de la Lengua Española, procede del anglicismo gigafactory. Aunque el prefijo giga- nos pueda hacer pensar que se emplea para hablar de fábricas de gran tamaño, no es así, es un término técnico para referirnos a las fábricas de baterías de automóviles de hasta 1 GWh (gigavatio hora).



Gripalizar: verbo formado por la unión del adjetivo gripal y de la terminación -izar (sufijo empleado para la formación de verbos). Al igual que el anterior término, no aparece en el diccionario, su aparición es reciente, hace referencia al estado actual del virus del COVID-19 que ha pasado a requerir un tratamiento similar al de la gripe común. 

Inflación: la definición que encontramos de ella en el DLE es: "acción y efecto de inflar". La subida de los precios de alimentos, carburantes, electricidad, etc. ha disparado su uso en los medios de comunicación. 

Sexdopaje: alternativa al anglicismo chemsex (resultado de la unión de las palabras chemical y sex), se emplea para hablar de la actividad sexual tras la ingesta de sustancias estimulantes. 

Topar: directamente relacionado con el término 'inflación' visto anteriormente, en el campo de la economía topar se usa como sinónimo de 'limitar, poner un tope'. Tras el encarecimiento de los precios del gas, algunos Gobiernos propusieron topar estos para evitar que siguieran subiendo y empeorando la economía de los países europeos.


Ucraniano: si ha habido un acontecimiento que ha copado los titulares y noticias de todo el mundo ha sido la guerra de Ucrania. 
Como recuerda la Fundéu, el término recomendable para referirse a los ciudadanos del país es ucraniano y no ucranio, a pesar de ser también válido.


Comentarios

Entradas populares