¿Conoces el vocabulario de Salamanca?

 


Tanto si sois de Salamanca como si habéis residido una temporada en la ciudad algunos de estos términos os resultarán familiares. Como cada zona de España, en Salamanca empleamos vocabulario y expresiones que en otras ciudades no se entienden, por lo que es normal que en las clases de español no se lleguen a enseñar al no resultar de gran utilidad fuera de esa zona.

Desde Tía Tula os traemos algunos de los términos que más extraños resultan para aquellos que nos visitan, algunos son exclusivos de Salamanca y otros compartidos con provincias limítrofes.

Pero antes os proponemos una actividad, se trata de leer las siguientes frases e intentar averiguar el significado de los términos subrayados antes de leer su definición al final del artículo.

 

1) Se ha hecho muy tarde, ¿quieres que atrochemos por la calle Zamora para llegar antes?

2) ¿Este niño no puede estar en la habitación sin candar la puerta?

3) Durante el mes de enero hay unas cencelladas espectaculares. / Las mañanas del mes de enero son las mejores para fotografiar cencelladas.

4) Hay que ser un charro lígrimo para conocer algunas palabras.

5) Le encanta ir a comer helados al Novelty, siempre termina con la boca llena de berretes

6) Es normal que hayas suspendido el examen, te pasabas las clases ahibado.

7) Me he hecho daño en un hombro por rescolgarme del árbol para coger al gato.

8) De pequeña me caí mientras montaba en bicicleta y me hice una pitera en la cabeza.

9) ¡Vaya chaperón me prepararon los pintores en la cocina!

 


A continuación os dejamos la definición de cada término, no todas se incluyen en el Diccionario de la Lengua Española de la Real Academia Española:

Ahibado: cuando decimos que alguien está ahibado nos referimos a que está distraído, atontado, que no se está enterando de nada.

Atrochar: verbo que empleamos para decir que vamos a tomar un atajo, un camino más corto para llegar a un lugar.

Berrete: las manchas que quedan alrededor de la boca tras comer o beber algo.

Candar la puerta: esta es una expresión que suele confundir a las personas que visitan Salamanca, y no, no quiere decir que vayamos poniendo candados en todas las puertas, cuando decimos he candado el coche, la puerta,… , estamos indicando simplemente que lo hemos cerrado, incluso sin llave.

Cencellada: término que empleamos para referirnos al hielo o escarcha que cubre todo las mañanas de invierno, cuando la temperatura ha sido inferior a los  0ºC por la noche.

Chaperón: término empleado para referirse a una chapuza,  algo que no se ha hecho bien.

Lígrimo: aunque no se utilice tanto actualmente y quede más reservado a expresiones cultas, lígrimo se emplea con diferentes significados: para indicar pureza,, es decir, la ausencia de mezcla; limpio o con el significado de sano.

Pitera: término empleado para referirnos a una herida o brecha en la cabeza producida por un golpe con una piedra u otro objeto.

Rescolgarse: acción de colgarse de algún sitio agarrándose a él con las manos.

 

Ahora os toca a vosotros: ¿sois capaces de emplear estos términos formando oraciones de forma correcta? ¡Seguro que sí! 





Comentarios

Entradas populares