lunes, 8 de febrero de 2010

Más microrrelatos del concurso


Continuamos con la publicación de algunos de los microrrelatos que se presentaron al I Concurso de Microrrelatos de Tía Tula:

Delphine, alumna de españolNo podía dormir, de Delphine Gérard

No podía dormir. Salió por las calles desiertas del centro. Llegando a la Rana, descubrió una luz extraña que le atrajo hacia adentro. La siguió por corredores oscuros hasta la biblioteca, excepcionalmente abierta. La llama emanaba de un libro encima, casi tocando el techo. A pesar del peligro escaló las estanterías y lo cogió. Desprendía tanta luz, era tan caliente, que parecía de oro, como un sol pequeño. Lo abrió, leyendo: “Estás en Salamanca, sólo en un lugar muy antiguo. Fuera no hay nadie, es de noche. Este es tu libro…” Dejó caer el libro que se cerró y apagó en el suelo, dejando aparecer su título: “De tu viaje, tienes que ser el escritor. … Y sonó el despertador.


Destino: Colegio Tía Tula, de Václav Blahoudek

Saliendo del piso.
Yendo al lado de un parque.
Cruzando la calle.
Yendo por la acera y girando a la derecha.
Un paso de peatones siempre sin esperar.
Unos metros más.
Un semáforo cerca de un kiosko.
Continuando en la esquina a la derecha.
Cruzando una calle estrecha y después una ancha.
Una rotonda con la fuente está a la mano izquierda.
Paseando por zona peatonal.
Portales de la Plaza Mayor.
Otro paseo.
Una mirada en la iglesia con sol de la maňana.
Últimos metros.
Llamando al timbre.
Abriendo la puerta.
Subiendo a la primera planta.
¡Bienvenidos a Tía Tula!

No hay comentarios:

Publicar un comentario