jueves, 17 de diciembre de 2009

Vivir en otro país


Fe, estudiante de español de Tía TulaHace cien años, todavía no teníamos avión. Cuando alguien quería viajar a otro país tenía que coger el tren. El viaje duraba tanto tiempo que si no era necesario todo el mundo se quedaba en su país.

Ahora todo ha cambiado. Si coges un avión en Nueva York, después de ocho horas, ya estás en Madrid. Más y más gente decide vivir en otro país. Pero ¿cuáles son las ventajas y las desventajas de vivir en otro país?

En primer lugar, vivir en otro país siempre es una experiencia emocionante. La vida del extranjero está llena de cosas nuevas: comida que nunca he comido, gente de la calle está hablando una lengua desconocida, nuevos amigos a quien le gusta aventurarse, tal vez busque un trabajo aquí y luego se case y tenga una familia nueva.

Por otra parte, vivir en otro país es como una pesadilla. El problema más grande es la lengua diferente. Si alguien tímido llega al extranjero y no habla la lengua que la gente allí habla, no puede encontrar cualquier alojamiento, no puede tener amigos, y si está acostumbrado a la comida de allí, la vida es malísima.

Cuando yo estaba viajando por un pueblo pequeño de la República Checa y fui mordida por la perra de la dueña, ni la policía ni el médico hablaba inglés y por eso me sentía sola y afligida.

Sin embargo, a mí me encanta vivir en un país extranjero, también me encanta España que es un país apasionante y lleno de felicidad. Pero me parece que voy a volver a China cuando termine mis estudios. Aunque viajar y vivir en un país extranjero sea emocionante, China es siempre mi patria y quiero vivir allí toda la vida.

Redacción en español de Fe (Sainan Wang), alumna de Tía Tula

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada