martes, 16 de junio de 2015

Pinchos y tapas: el sabor de España

A los españoles les gusta salir a tapear, una de las costumbres más difundidas en toda España y además muy conocida en el extranjero. Con pocos euros se pueden comer tapas o pinchos. Pequeñas porciones de comida que suelen ir acompañadas junto a una caña de cerveza, una copa de vino o un refresco.






El origen del nombre ‘tapa’ viene de que
antes era costumbre tapar las copas y los vasos con una rebanada de pan y de jamón para que no entrasen el polvo o las moscas mientras que los pinchos estaban pinchados por un palillo. Esto último está más difundido actualmente por el norte de España.

Echa un vistazo para conocer 5 lugares en Salamanca donde comer bien sin derrochar dinero. ;)

Caminando por el centro podemos comer en la espléndida Plaza Mayor en el Café Real, donde se gasta muy poco comiendo las más típicas tapas de Salamanca.

Uno de los bares más económicos es 100 Montaditos, en la calle Concejo cerca de la Plaza Mayor: aquí todos los lunes hay un descuento especial y se paga todo  0,50€.












Tiempo de Vinos, en la calle Doctrinos a pocos pasos de la calle Compañía. Merece una parada: aquí puedes paladear un excelente vino junto a unas tapas tradicionales con jamón serrano. ¡Está todo buenísimo!

Doblando una esquina en la Rúa Mayor está Tapas 2.0, donde, como ya deja entender el nombre, la tradición se junta de una manera moderna. Puede ser el menos económico del listado, pero lo cierto es que la calidad de los platos y la originalidad de sus entregas lo merecen. 

Lizarran, en Gran Vía, también merece un alto. Pide simplemente algo para beber y luego coge lo que quieras desde las bandejas que traen los camareros con tapas y pinchos recientes. Después de comer, la cuenta se hace en base al número de palillos y el tamaño de estos.

Si todavía quieres comer algo más, en la zona de la calle Van Dyck encontrarás algo que te apetezca.

¡Que aproveche!


Ester - estudiante de Tía Tula

No hay comentarios:

Publicar un comentario