martes, 6 de enero de 2015

Queridos Reyes Magos

Hoy celebramos el día de Reyes. Tradición arraigada en España y México, mientras que en los países anglosajones el rey de los regalos es Papa Noël.

Este es un día lleno de magia dedicado a los más pequeños que viven esta celebración desbordados de ilusión, nervios y alegría.

Los Reyes Magos de Oriente (o simplemente Reyes Magos) es el nombre por el que la tradición denomina a los visitantes que, tras el nacimiento de Jesús de Nazaret, acudieron desde países extranjeros para rendirle homenaje y entregarle regalos de gran riqueza simbólica: oro, incienso y mirra.

En los Evangelios solo hablan de magos, en ninguna parte se indican sus nombres, ni que fuesen reyes, ni que fueran tres. Estas creencias fueron agregadas varios siglos después y se han mantenido en la tradición popular.

Pero ¿qué sabemos realmente de los Reyes Magos?
Se conocían como tres sacerdotes persas muy sabios que representaban a las razas básicas en aquel entonces. Melchor era rubio, Gaspar moreno semita y Baltasar africano.
Tuvieron distintos nombres. Los griegos los nombraban Apellicon, Amerim y Serakin. En Siria. Kagpha, Badadilma y Badadakharida. Mientras que en Etiopía eran Ator, Sater y Paratoras.

Hace dos milenios, se llamaba Reyes Magos a los filósofos y los consejeros reales, estudiosos de la astronomía y la astrología.
La dinastía florentina de los Médicis fueron los principales avaladores con su mecenazgo, ellos pagaron para que se pintaran diversas escenas de los Reyes Magos en el siglo XV. En las obras realizadas se les observaba de piel blanca. Baltasar fue africano hasta el siglo XVI.

Hoy en día, es tradición celebrarlo colocando los zapatos en la víspera de la noche de Reyes, costumbre que se inició en Holanda. Otra costumbre es dejarles comida y bebida. Lo más habitual son los dulces y algunos licores, además de agua y vasos de leche para sus camellos.

También es típico degustar el dulce dedicado a esta celebración: el roscón de Reyes. Una costumbre que proviene de la Edad Media. Se trata de una rosca oval representando el cielo. Se cocina con levadura de pan, harina, huevos, leche y frutas confitadas colocando en su interior un muñequito pequeño y un haba.

Se suele repartir en porciones y a quien le toque el muñequito significa que va a tener muy buen año, y a quien le toque el haba ha de pagar el Roscón el próximo año o de prepararlo.

Sin duda alguna, la noche de Reyes es la más mágica del año que debe seguir conservándose. Porque al fin y al cabo todos tenemos un niño dentro que se ilusiona en este día.

¡Feliz Día de Reyes a todos! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada