viernes, 1 de agosto de 2014

Cien días de soledad

El pasado sábado se cumplieron cien días de la muerte de Gabriel García Márquez. De la muerte física, fisiológica, corporal. Porque muy viva sigue su obra, su legado, su impronta, en cada lector que aprecia la genialidad de la pluma del que se convirtió en el escritor más universal en lengua española en vida. 

Cientos de artículos periodísticos, docenas de cuentos, once novelas y una autobiografía lo consagraron como genio universal de la literatura. Se le considera, además, uno de los máximos exponentes del realismo mágico, ese género literario en el que lo fantástico se presenta como cotidiano y lo ordinario como mágico. En Cien Años de Soledad los personajes no se extrañan al ver al cura levitar tras tomar chocolate, mientras que el momento en que Aureliano Buendía ve por primera vez el hielo de la mano de su padre se presenta como un momento fantástico, casi de ciencia ficción. 

Cien Años de Soledad está considerada, precisamente, como una de las mejores novelas de la historia en todas las lenguas. Pero son muchos más los títulos que han elevado a Gabo, familiarmente, a la categoría de clásico –clásico en vida, algo muy infrecuente- y han cautivado a personas de diferentes culturas: Crónica de una muerte anunciada, El coronel no tiene quién le escriba, El amor en los tiempos del cólera… 

Creador de personajes míticos y perfectamente perfilados, maestro de la lengua y de las técnicas narrativas, observador incansable, de gran capacidad de síntesis y olfato, como buen periodista, para lo que interesa y conmueve, en 1982 se alzó con el Nobel de Literatura. Después, simplemente, no quiso aceptar más premios.

Los que ya le hemos leído volveremos a él, sacando nuevas conclusiones y viendo nuevos matices en nuestros diferentes momentos vitales, pero siempre anhelando, sin remedio, poder volver a aquella primera lectura que nos sorprendió, emocionó, fascinó, hechizó.

En este reportaje del programa Informe Semanal podemos conocer más a Gabriel García Márquez, al escritor y a la persona. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario