jueves, 5 de junio de 2014

Seis rutas naturales espectaculares de Castilla y León

Ahora que ha comenzado el buen tiempo, apetece dar una escapada por la naturaleza y descubrir nuevos rincones. Por ello, en Tía Tula hemos querido preparar una pequeña recopilación de algunas de las mejores cascadas de Castilla y León.


1. Pozo de los Humos, (Arribes del Duero) Salamanca

El Pozo de los Humos es una cascada situada en el curso del río Uces. Paisaje insuperable del Parque Natural de Arribes del Duero, entre Masueco y Pereña..
Tan grande es el golpe del río Uces despedazándose en una caída de 50 metros que se genera una nube de vapor a su alrededor.
Siguiendo el cauce después del espectáculo vaporoso se llega al río Duero, a la frontera natural de este paraje entre España y Portugal. Unos metros más abajo otro espectáculo, esta vez obra del hombre: el embalse de Aldeadávila.

Unamuno escribía así parte de su experiencia en el Pozo de los Humos:
 “[...] Y en la cascada misma, por donde se despeña bramando, preséntanos una vena compacta, una columna que acaba por parecer sólida. ¡Enorme fuerza la que sin aparato alguno, con la sencillez del coloso, despliega!”.

2. La Fuentona y su cascada, Soria

Sin duda, uno de los más bellos y paradisíacos parajes de la provincia de Soria. Conocida también con el expresivo nombre de Ojo de Mar, en esta bella y surgente laguna de origen kárstico tiene su nacimiento el río Avión.
Tiene unas aguas muy cristalinas con una profundidad aproximada de 50 metros y una longitud de varios cientos de metros hasta llegar al nivel del agua del río subterráneo con el que se conecta.
Y es dónde se encuentra un salto de agua que parte desde lo más alto de la pared rocosa para desembocar en la Fuentona.

3. Cascada Orbaneja Del Castillo, Burgos

Orbaneja del Castillo es un pequeño pueblo situado en la provincia de Burgos. Cuenta con apenas 50 habitantes.
En ningún momento el visitante puede abstraerse del ruido que provoca la cascada que nace en el mismo centro de la localidad, y que es protagonista indiscutible de la estructura urbana. Sus cristalinas aguas brotan en la base de la Cueva del Agua, caverna que se abre en el cantil rocoso que preside el pueblo, y que lo divide en dos partes: Villa y Puebla, condicionando por completo la vida de sus gentes. 
Por esta cueva, que forma parte del interesante complejo kárstico de Orbaneja, tienen su salida natural las aguas subterráneas provenientes de un enorme acuífero situado en el subsuelo del páramo de Bricia. 

4. El Chorro de la Ventera, Gredos (Ávila)

Esta espectacular cascada de agua se encuentra entre los términos de Villanueva y Madrigal de la Vera
La cascada del Chorro de la Ventera, tiene un salto de aproximadamente 80 metros de caída lo que le confiere unas características impresionantes. Se encuentra ubicada en la Garganta del Chorro que es afluente de la Garganta Minchones. 

5. La Cascada Del Gualtón, (El Bierzo), León

La Cascada del Gualtón es el salto de agua que más altura salva en El Bierzo y, sin duda, una de las cascadas más espectaculares de la comarca.
Está situada en uno de los afluentes del Río Meruelo, en las inmediaciones del bonito pueblo de Carracedo de Compludo. Un lugar idílico, que llegó a estar abandonado, pero que en estos momentos cuenta con varias viviendas restauradas y otras en proceso de rehabilitación.

6. El “Chorro Grande” junto a la Granja de San IIdefonso, Segovia

El Chorro Grande es una cascada situada en la zona central de la Sierra de Guadarrama (sierra perteneciente al Sistema Central), concretamente en la vertiente noroeste de la sierra.
Esta es la cascada más alta de toda la Sierra de Guadarrama. El salto está dividido en tres tramos, interrumpidos por pequeñas pozas, y juntos suman 80 metros de caída casi vertical.
Esta cascada pertenece al arroyo del Chorro, un afluente del río Eresma. A este salto de agua se llega por un camino que sale de La Granja y que asciende hacia el noreste durante 3 km.

No hay comentarios:

Publicar un comentario