martes, 27 de mayo de 2014

10 consejos para aprender un idioma con éxito

Aprender un idioma nuevo abre las puertas a otras culturas, conocimientos y lugares; sin embargo, en algunas ocasiones, su estudio llega a resultar tedioso y complicado, lo cual puede desmoralizar de tal manera que se pierde todo el interés. Muchas veces, esto es debido  a que el método de aprendizaje no es el más correcto; porque es poco eficiente con el tiempo del alumno o alumna, porque trata temas que no le interesan o porque se centra demasiado en los aspectos teóricos. 

En Tía Tula queremos que tu aprendizaje sea todo un éxito y que a la vez te diviertas en el proceso. A continuación te mostraremos una lista con 10 útiles consejos para conseguir este objetivo:

1. Tómatelo con calma y constancia. Los milagros no existen (los métodos milagrosos tampoco), estudiar bien un idioma requiere tiempo y esfuerzo. Esto podría sonar duro en un principio, pero en realidad es lo más bonito del proceso. Recuerda, un gran esfuerzo es el camino a una gran recompensa.








2. Equivócate. Cuando estés conversando con un nativo o con tu profesor/a en la lengua que estudias, no temas cometer errores. Cada vez que te corrijan estarás aprendiendo algo nuevo. Sin duda, es la mejor manera para que una nueva palabra, expresión o estructura gramatical se os quede grabada en la memoria. La clave está en la repetición.

3. Aprovecha las nuevas tecnologías. En internet podrás encontrar gran cantidad de material que te permitirá estar en contacto con el idioma que estudias. Por ejemplo; prensa escrita en línea, foros, documentales, audios descargables… Los smartphones o teléfonos inteligentes también son unas magníficas herramientas de estudio ya que podrás descargar multitud de aplicaciones útiles.

4. No te desesperes. Si no eres capaz de acordarte de algo, no te desmoralices, siempre tendrás más oportunidades. El lenguaje se aprende con el uso repetido y contextual; así tu capacidad de comunicación será también mucho más fluida y natural.

5. Conversa con nativos. El habla es la forma más primitiva de la lengua; esto quiere decir que un niño trasmite sus primeras palabras a través de la voz. Por eso, también es la manera más natural para aprender otro idioma. Por otra parte, el hecho de conversar con un nativo también mejora la capacidad de comprensión y expresión; sobre todo el acento y el ritmo de la lengua en cuestión.







6. Reparte el tiempo. Si estudias un poco cada día, asimilarás más que si lo haces en sesiones largas pero con mucho tiempo de inactividad. La primera razón es porque el cerebro tiene un periodo de concentración de solo un par de horas; por lo tanto, tras ese tiempo, el estudio será mucho menos provechoso. Y en segundo lugar, cuanto menos pase entre sesiones, menos olvidarás lo aprendido anteriormente; en otras palabras, de esta manera conseguirás una mayor inmersión en el idioma.

7. Conoce la cultura. Como indica la escritora estadounidense Rita Mae Brown en su obra Starting From Scratch “El lenguaje es el mapa de carreteras de una cultura. Te dice de dónde viene su gente y hacia dónde se dirige”. Nosotros creemos que esta frase también funciona en el otro sentido; es decir, una buena manera de aprender un idioma en profundidad es conociendo su cultura, sus costumbres y su forma de pensar.







8. El acento. Lo importante no es hablar igual que un nativo, sino que te entiendan sin dificultad; esto tiene que ver con el ritmo y con la entonación de cada lengua. Presta atención a la “melodía” de un hablante nativo e intenta imitarlo.

9. No traduzcas de forma literal. No busques una equivalencia absoluta entre dos idiomas, ni si quiera cuando se trate de una “traducción literal”; por ejemplo, “desayuno” no tiene el mismo significado que “breakfast” en inglés porque para los hablantes de los respectivos países, la imagen que se dibuja en sus mentes es distinta (los hispanoparlantes desayunamos de forma distinta a los angloparlantes). Por eso, te remitimos al punto 7 y te aconsejamos que aprendas una lengua desde la raíz de la misma.

10. ¡Diviértete! Te recomendamos que leas, que escribas, que converses y que escuches en el idioma que estás estudiando; pero por encima de todo, hazlo disfrutando y divirtiéndote en el proceso.

¿A qué estás esperando para poner en práctica estas diez reglas de oro? 

Por si no te habías dado cuenta - y no está hecho a propósito -, una conclusión a la que se llega con ellas es que la mejor manera de aprender una lengua o de culminar el proceso de su aprendizaje es una inmersión lingüística, de mayor o menor duración, en un país donde ese idioma sea el único o el principal. No lo decimos sólo nosotros: lo dicen todos los expertos. Y es algo que en el fondo sabe todo el mundo…

2 comentarios:

  1. ¡Muy buenos los consejos! Destaco la importancia del número 10, divertirse es esencial, encontrar la motivación intrínseca de aprender por el placer de aprender, de descubrir, que es natural en los seres humanos. Lo de culminar el proceso con una inmersión linguistica es un consejo muy válido, después de todo, al aprender un idioma, nada más natural que el deseo de visitar un país donde se hable y conocer un poco de la cultura, ¿no? Felicitaciones por el blog.
    www.espanolnarede.com

    ResponderEliminar
  2. Muy interesante tanto para mi como para mis alumnos de mi escuela de español en Australia. A no perder la constancia, la perseverancia y a saber divertirse!... Todos y cada punto que se menciona aquí es sumamente importante y lo mejor de todo es que aprender un segundo idioma expande tu creatividad y entendimiento hacia otras culturas, tu propia cultura y hasta tu propia lengua. Es un mundo de puertas infinitas... que vale la pena recorrerlo. www.solspanishgc.com para quienes quieran también visitar mi blog. Gracias!

    ResponderEliminar