miércoles, 26 de marzo de 2014

Cambia la hora al horario de verano

Este fin de semana, en la noche del sábado al domingo, cambiaremos la hora para adaptarnos al horario de verano. A las 2 de la mañana del domingo día 30 habrá que adelantar el reloj una hora para que pase a marcar las 3.

Este cambio llega algo más de una semana después de la entrada de la primavera. Gracias a él anochecerá más tarde, algo que se conjuga con que los días se irán alargando de aquí a finales de junio.

La costumbre de atrasar o adelantar el reloj en otoño y en primavera debutó en Alemania en 1915, pero se generalizó en todo el mundo tras las crisis de 1973, en un intento por economizar algo de energía. El cambio horario vigente se aplica desde 1996. Ese año se adoptó adelantar una hora el reloj el último domingo de marzo y retrocederla el último domingo de octubre. Esa excusa es la que ha seguido justificando la medida, definitivamente consolidada por varias directivas europeas. 

Quienes manejan los relojes oficiales quizá desconozcan que toda persona nace ya con un cronómetro biológico, que marca el llamado 'ritmo circadiano': ciclos de unas 24 horas que se ajustan a la luz solar y que rigen el sistema sueño/vigilia. Nuestros antepasados no tenían problema alguno para ajustar su vida cotidiana a su reloj interno: se levantaban y se acostaban con el sol. Pero la modernidad trajo la luz eléctrica, el trabajo por turnos y una ruptura cada vez mayor con los tiempos de la naturaleza. Esta operación de ahorro energético (una hora atrás en otoño; una hora adelante en primavera) puede parecer poca cosa, pero es una nueva injerencia social en el ritmo interno de cada persona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada