jueves, 5 de septiembre de 2013

Mi tiempo en Salamanca… ¡Inolvidable! (por Debra Williams)

He estado en Salamanca durante cinco meses para aprender español, disfrutar de la ciudad y poder conocer otras ciudades de Europa. 
Ya regreso a mi país de Trinidad y Tobago plenamente satisfecha de haber logrado mis objetivos.

Cuando llegué por primera vez a Salamanca no tenía mucho conocimiento de la lengua más allá de los conceptos básicos y, a pesar de haber tenido algunos momentos muy frustrantes, la experiencia ha sido realmente gratificante. 

Al principio estaba un poco tímida para hablar, porque no sabía el buen uso de la gramática o del vocabulario para expresarme adecuadamente. 
Pero con la ayuda y la dedicación de profesionales de la enseñanza como Vanessa, Beatriz Alicia y el resto del personal de Tía Tula, me fui motivando haciéndome ver que poco a poco iba avanzando. 

También estoy muy agradecida por la ayuda que me han otorgado en cada momento el personal administrativo, siempre muy atentos en intentar resolver los problemas que proponía.
Y, por supuesto, quiero dar las gracias a mi compañera de habitación Noriko y los muchos otros estudiantes que he conocido en Tía Tula, quienes aportaban sus correcciones durante nuestras largas conversaciones. 

Eso me creó una motivación que me ayudó mucho a mejorar mi capacidad de comunicarme en español y espero, a partir de ahora, poder seguir con mis estudios en mi país.
Por otro lado, quiero hablar un poco de Salamanca, ya que es una ciudad realmente hermosa. 

Mantiene un conservado histórico excelente con una arquitectura impresionante y ofrece una gran variedad de actividades culturales que evitan completamente que el aburrimiento se instale en sus habitantes. 
¡Siempre hay algo que hacer, descubrir o ver en Salamanca! 

A mi llegada sentí una cálida acogida, no sólo de la escuela, sino también de la ciudad. Muchos de los acontecimientos, conciertos… etc. a los que asistí me resultaron muy positivos y reconfortantes al ver a los salmantinos orgullosos de su ciudad y su patrimonio.

Cuando llegué a Salamanca estaba muy interesada en aprender de la cultura española, pero lo que no me esperaba era también familiarizarme con otras muchas culturas diferentes. 
En Tía Tula me he encontrado con estudiantes de muchos países diferentes y han hecho mejorar mi experiencia aquí. 

Una de las cosas que más me ha gustado ha sido los diferentes tipos de comida que he aprendido a cocinar, en gran parte gracias a mis compañeros con los que intercambiábamos recetas correspondientes cada una a su país de origen: a Noriko quien me enseñó a hacer el sushi, Nari quien me enseñó comida coreana, Valeria que me enseñó cómo preparar un Tiramisú… ¡gracias a todos! ¡Ha sido un verdadero placer!

Pero, también he aprendido a preparar platos populares de España, gracias a las clases de cocina que se proponen en las actividades extra-escolares de la semana en Tía Tula.
¡Estoy deseando llegar a casa para mostrar mis nuevas habilidades! Voy a ser muy popular :)
Esta ha sido la primera vez en Europa y en Salamanca.

Es muy fácil desde España poder viajar otros países. He disfrutado mucho visitando otras partes de España y, también he tenido la oportunidad de visitar Portugal, Londres y Francia. 
Todos los países han sido, sin duda alguna, hermosos a su manera y tengo un recuerdo muy especial al haber sido mi primera visita a estos lugares.

¡Me siento muy bendecida y agradecida al personal de la Tía Tula de una experiencia tan fenomenal! fenomenal experiencia! 

¡Mi estancia en Tía Tula ha sido muy gratificante y el poder aprender español en ella es una experiencia para mí que no se puede superar! 

A todos, personal y estudiantes: 
"¡¡Muchas gracias, buena suerte y mis mejores deseos!! Besos".

(Adjunto esta foto en la que estoy con el resto de compañeras que me han acompañado durante mi periodo de prácticas).

Debra, estudiante de practices en Tía Tula.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada