martes, 25 de junio de 2013

Noche mágica de diversión y supersticiones

En la noche del domingo de este fin de semana hemos tenido el privilegio de contemplar un precioso acontecimiento que se da únicamente una vez al año: es el fenómeno conocido como Superluna. Se denomina así porque la luna se encuentra más grande y brillante, un 14% más grande y un 30% más brillante que regularmente.
Esto se produce porque el satélite se encuentra en su punto más cercano a la Tierra.
 
 
Personalmente, no pude resistirme a dar un paseo nocturno para poder observarlo con mis propios ojos y he querido dejar mi pequeña aportación en este artículo con una imagen en la que se aprecia esa preciosa Superluna que reinaba el cielo de la noche salmantina acompañada del resto de las luces de la ciudad y este ha sido el resultado, ¡espero que os guste!
 
 
 
Pero por si esto fuese poco, a su vez, celebramos la noche de San Juan. Una festividad pagana en la que se celebra el comienzo del verano.

Su rito principal consiste en hacer una hoguera y su finalidad en “dar más fuerza al Sol”, ya que a partir de este momento los días se van haciendo más cortos hasta el solsticio de invierno.
También, este rito, tiene función purificadora para todo aquel que contempla y salta por encima del fuego.

Pero existen muchos otros rituales para la festividad de esta noche: darse un baño en el mar y saltar nueve veces las olas, lavarse la cara a medianoche, encender una vela blanca en la habitación antes de dormir y dejar que se consuma…

En definitiva, fue una noche en la que se combinó la magia y la luna con sus respectivas supersticiones para deshacernos de todo aquello negativo y pedir por los deseos que esperamos que se cumplan.
Por supuesto, yo no desaproveché la oportunidad de pedir por los míos, ¿y  tú?

No hay comentarios:

Publicar un comentario