miércoles, 4 de agosto de 2010

Tapas y pinchos, pinchos y tapas


ruta de tapas en SalamancaEsta semana los pinchos y las tapas tienen un destacado protagonismo dentro del programa de actividades extraescolares, como puede verse: el jueves, en la clase de cocina española, se enseñará a preparar típicas tapas gallegas, y el viernes saldremos a probar típicas tapas castallenas por bares de solera del centro histórico de la ciudad. Es buen momento para dedicar un pequeño artículo a esta actividad, la ruta de tapas, uno de los clásicos de nuestros listados semanales.

Como es bien sabido, las tapas o pinchos (de las dos formas se dice aquí en Salamanca), son aperitivos que se sirven en los bares y cafeterías para acompañar la bebida. Son pequeños platos - pequeñas obras maestras culinarias a veces, hay hasta concursos de tapas por España a lo largo del año - no dulces (no son postres) que se toman junto con el vino, la cerveza o el refresco; a veces incluso junto con el café (si es café de media mañana, si es café de tarde lo normal es acompañarlo más bien de un postre dulce: tarta, pastas, etc.). En algunos bares y cafeterías el pincho o tapa no supone un incremento en el precio de la bebida: es decir, se da gratis junto con la bebida. Sin embargo esto está cambiando en los últimos tiempos y cada vez son más los establecimientos que cobran por ello (algo comprensible teniendo en cuenta los tiempos de crisis que corren y que a veces son tapas generosas y caras).

Las expresiones más comunes para hacer referencia a la tradición de encadenar varios bares seguidos tomando bebidas y tapas son "tapear", "ir de tapas o pinchos", "picar" o "pinchar algo" y en el País Vasco, donde es una tradición especialmente arraigada (y gratificante, teniendo en cuenta la alta calidad media de los pinchos allí) "potear", "poteo" o "ir de potes". Cada zona tiene la suya de hecho, pero las más extendidas por el país son esas: "ir de tapas" e "ir de pinchos". Lo de "tapas" viene del origen mismo del concepto: se usaba esta comida para tapar la copa de vino o cerveza que se estaba tomando. Lo de "pincho" (que viene del vasco "pintxo"), alude a la forma habitual de llevarse a la boca este aperitivo: pinchándolo con un palillo.

Las horas habituales para ir de tapas en España son dos: antes de la comida y antes de la cena. Y como es fácil de comprender, a menudo una ronda de pinchos antes de la comida o de la cena termina convirtiéndose en la propia comida o (sobre todo) en la propia cena. Entre estudiantes universitarios es muy típico eso de cenar en plan de pinchos los viernes y sábados por la noche antes de salir de fiesta después, por aquello de juntarse antes con los amigos y no tener que parar para ir a casa a cenar o hacerlo en un restaurante, que suele salir mucho más caro. En Santiago de Compostela, por ejemplo, existe una ronda de bares muy conocida, la París-Dakar, que consiste en recorrerse, bebiendo y tomando pinchos, todos los bares de una zona plagada de ellos, desde el primero (París) al último (el Dakar). Y son unos cuantos... Es lo que llaman "hacerse el París-Dakar en Santiago de Compostela".

En Salamanca hay dos zonas clásicas de tapas: por un lado está el centro histórico (alrededor de la Plaza Mayor, más o menos), con bares de pinchos más refinados o desde luego más caros, que es la zona reservada al turista y a la gente adinerada de la ciudad, y por otra parte está la zona de la calle Van Dyck, alejada del centro y más propia de los estudiantes y gente joven, por tener normalmente precios algo más bajos. Al ser zona de Castilla los pinchos estrella suelen ser de carne a la brasa: lomo, jamón, panceta, etc. (Se dice que en España, en el norte se guisa, en el centro se asa y en el sur se fríe.)

Si eres estudiante extranjero en España estudiando español, te animamos a que te sumerjas en el mundo de las tapas, si es que aún no lo has hecho. Es un arte cada vez más reconocido en el mundo entero y cada vez más exportado (cada vez son más comunes las recepciones de alto standing que cuentan con su particular "Spanish Tapas Meeting"). Y si aprendes a preparar pinchos y tapas aquí, tendrás luego un recurso seguro para el lucimiento en tus círculos familiares y de amigos cuando vuelvas a tu país. Puedes empezar por comprar uno de los muchos libros-guías que hay para aprender a cocinar pinchos. O bien por apuntarte a una de las clases de cocina de tapas de Tía Tula...

No hay comentarios:

Publicar un comentario