miércoles, 14 de diciembre de 2016

Un año más Salamanca disfruta de la Nochevieja por anticipado

Cuando hablamos de tradiciones solemos remontarnos bastante atrás en el tiempo. En nuestro país hay tradiciones centenarias no exentas de polémica, que en la mayor parte de las ocasiones son mantenidas y defendidas más por los mayores que por los jóvenes. Aunque tampoco exenta de polémica, la tradición de la que vamos a hablar no surgió con nuestros antepasados, se trata de una tradición joven e inventada también por jóvenes pero que se ha ganado con creces el estatus de tradición: la Nochevieja Universitaria de Salamanca. 

Esta fiesta, que se celebra después del puente de la Constitución y la semana antes de que empiecen las vacaciones de Navidad, comenzó en 1999 con unos pocos estudiantes simulando las 12 campanadas con el objetivo de poder celebrar el fin de año con amigos y compañeros de carrera, ya que la mayoría se marchan en vacaciones a sus lugares de origen. Estas famosas campanadas a destiempo, se han convertido en todo un acontecimiento a nivel nacional y que cada vez toma más repercusión internacional puesto que el número de asistentes de otros países crece en cada edición.

En 2015 el reloj de la Plaza Mayor sonó en 13 ocasiones en recuerdo a las víctimas de los atentados ocurridos en París el 13 de noviembre. Cada año la fiesta ha ido adquiriendo más relevancia y se organizan otras actividades paralelas al evento. Este año, según anuncian los organizadores habrá nuevas sorpresas, de momento, ya han informado de su pretensión de “congelar” a aquellos que acudan a la plaza para vivir estas 12 campanadas anticipadas. La organización espera la colaboración de los asistentes para grabar el Mannequin Challenge "más grande del mundo", un fenómeno que arrasa en las redes y que consiste en grabar un vídeo con todos los protagonistas inmóviles, convertidos en maniquíes, y crear así una imagen congelada con la Plaza Mayor como escenario, que esperan dar vuelta al mundo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada