martes, 26 de enero de 2010

Un cuento de clase: La niña y la bruja


Grupo de clase de españolA continuación, un cuento. Este cuento fue escrito en clase por cuatro alumnas de español, que consiguen reproducir con gran perfección las formulaciones tradicionales de los cuentos en español. Enhorabuena, chicas.

La niña y la bruja

Érase una vez una niña huérfana de 4 años que vivía en un orfelinato en el sur de España. Era una niña muy agraciada, rubia, con los ojos azules, pero su sonrisa era siempre triste.

Cada día a las cinco, venían algunas parejas con la esperanza de encontrar a un niño.
Nuestra huérfana tenía tanto miedo de llegar tarde a esos momentos que se puso a comer relojes, esperando que la ayudaran a ser puntual.

El día de Navidad, en el jardín donde vivía encontró una piedra cubierta de nieve que le dio la ilusión de tener una familia con quien podía hablar y compartir sus sentimientos y sus miedos de convertirse en témpano.

Todo sucedía por la tarde. En ese momento la hora no importaba porque para la diversión no se necesitaba un reloj ni conocer la hora exacta.

Mientras estaba soñando, la cabeza apoyada sobre su piedra, con su familia perfecta, se la llevaron en coche a la nueva casa.

Pero allí sólo pudo encontrar a una bruja vieja y fea que, en lugar de cuidarla, la transformó en una rana de piedra dominada por un reloj de campana.
Y colorín colorado, este cuento se ha acabado.

Delphine Gerard, Marine Van Puyenbroek, Claudia di Loreto y Antoniya Biserov, alumnas de Tía Tula

No hay comentarios:

Publicar un comentario